EL DESAFÍO DEL SIL

SINOPSIS

En 1959, Diotino, empleado de Saltos de él Sil, trabajaba día y noche para mitigar los efectos de una riada que hacía peligrar las presas de Santo Estevo y San Pedro. Sus vecinos, agricultores, seguían con sus rutinas. No eran conscientes de la catástrofe que rondaba las obras. Tampoco de la transformación que iban a soportar las comarcas y sus vidas cuando estas finalizaran.

Un retrato de una época, a través de la retórica de las películas de archivo, de los protagonistas, y de una historiadora, que deja patente la construcción del relato oficial del progreso.

 

FICHA TÉCNICA

·Título original: O desafío do Sil
·Duración: 67 minutos aprox.
·Dirección: D. D. Docampo

·Guión: D. D. Docampo
·Produción executiva: D.D. Docampo, Manolo Gómez
·Música: Arturo Kress
·Fotografía: Miguel Ares
·Colaboración fotografía: Victorino Lourido
·Jefa de producción: Maruxa Barreiro
·Montaje: Xosé González
·Poproducción: Simón Vázquez
·Ilustraciones: Suso Cubeiro
·Sonido: Ariel Muchnik, Julio López
·Productora: Socialdocs
·Distribuidora: Socialdocs

PROTAGONISTAS
·Juan García Benítez
·Francisco Blanco
·Susana Chávarri
·Rogelio Díaz
·Francisco Delgado
·Abilio Mojón
·Xoán Carlos Nóvoa
·Diotino Pombar
·Ricardo Yagüe

LA HISTORIA

En 1945, España vivía una época de penuria marcada por la autarquía surgida de los planteamientos nacionalistas del Régimen de Franco, y del aislamiento exterior que sufrió tras la Segunda Guerra Mundial.

En este entorno, un grupo de industriales y banqueros entre los que se encontraban Ignacio Villalonga, el Conde de los Gaitanes, Pedro Barrié de la Maza, Juan Antonio Bravo, Emilio Botín, Joaquín Reig, y otros representantes del poder económico de la época; constituyen Saltos del Sil.

 

Esta empresa será la encargada de la explotación de la cuenca del río Sil, desde la desembocadura del río Cabrera hasta su confluencia con el Miño.

Durante décadas, las obras en las cuencas, del Sil y sus afluentes, transformarán un paisaje y una sociedad totalmente rurales. Los equipos de trabajo comandados por jóvenes ingenieros, con apenas experiencia en obras de este tipo, conmocionarán el entorno creando una nueva realidad geográfica, social y económica. Algunas de las obras se convertirán en referentes europeos por su audacia y técnica. Algo sorprendente si tenemos en cuenta la escasez de materiales y de personal cualificado en la época.

 

Zonas agrícolas, y sin apenas vías de comunicación, se convertirán en núcleos industriales mientras duran las obras.  La riqueza que se crea es fundamental para una España necesitada de energía. El precio de esa riqueza lo pagarán los trabajadores con unas duras condiciones laborales, y los habitantes de las comarcas que verán como el suelo fértil, y en algunos casos sus hogares quedan bajo las aguas.

 

En esta época, trabajar en las obras significaba un sueldo fijo, acceso a servicios médicos, y en muchos casos al economato; unos beneficios que los agricultores, con una economía de subsistencia, sin sueldo fijo; sin duda también anhelaban. Las zonas de influencia de los saltos, ven surgir una nueva clase social “los trabajadores del Sil”, al mismo tiempo que ven desaparecer los modos tradicionales de vida.

NOTAS DEL DIRECTOR

  • Llegué a dirigir el documental por casualidad. En una biblioteca encontré el libro de Susana Chávarri “La construcción de los Saltos del Sil. 1945-1965”, lo leí con voracidad, ya que hablaba de una historia que yo conocía, algunos protagonistas eran los padres de compañeros de estudios; y además yo mismo trabajé una temporada en los saltos de Santo Estevo y San Pedro.

 

  • El descubrimiento del material de archivo fue fundamental para construir la narración. Eran unas imágenes que plasmaban una época de esfuerzo con una retórica propia del “ desarrollismo” pero en la que se retrataba a los trabajadores con mucha sensibilidad.

 

  • Las imágenes y locuciones de archivo están combinadas con material filmado ahora, de tal manera, que yo mismo dudo de la autoría de alguna de las imágenes. Quería que al público le pasara lo mismo, que sintiera confusión. El objetivo es provocar una reflexión sobre la narración, y construir un nuevo discurso con la retórica de las películas de archivo para, a través de un montaje irónico, cuestionar el discurso oficial de la época.

 

  • Buscaba construir la narración del documental siguiendo las películas publicitarias de los años 50 a 70. Quería hacer patente a construcción del relato del “progreso”. Dejar claro que el discurso oficial silenciaba totalmente las circunstancias y las voces de los trabajadores y de las personas perxudicadas por las obras.

 

  • La mayoría de los temas que más me preocupaban, vervalízanse poco. *Únicamente están en las imágenes.. El fin del campesiñado, lo poder del capital, la igualdad de género, la violencia contra lo rural y contra la naturaleza…

 

  • Era importante también para mín, retratar el fin de una clase social, de una manera de vida: el campesiñado. También me interesaba la ética del esfuerzo, algo que compartían ingenieros y obreros.