Sinopsis

En 1959, Diotino, empleado de Saltos de él Sil, trabajaba día y noche para mitigar los efectos de una riada que hacía peligrar las presas de Santo Estevo y San Pedro. Sus vecinos, agricultores, seguían con sus rutinas. No eran conscientes de la catástrofe que rondaba las obras. Tampoco de la transformación que iban a soportar las comarcas y sus vidas cuando estas finalizaran.

Un retrato de una época, a través de la retórica de las películas de archivo, de los protagonistas, y de una historiadora, que deja patente la construcción del relato oficial del progreso.